Home

La idea es gestar una reflexión a través de una pregunta disparadora, ya sea de otras preguntas o de respuestas porque se nos puede exigir buscar la verdad, pero no es obligatorio encontrarla. Ya Fernando Savater, en su muy recomendable libro ‘La aventura del pensamiento’ (Pag.14. párrafo 1) dice: ‘No hay dogma cuando alguien afirma: Esta es mi roca de fondo y ya no me haré más preguntas. En ello consiste antes y después de la cordura, pero sí hay dogma cuando pretende públicamente imponer a otros que algo es la roca de fondo y no está permitido hacer más preguntas. en este caso se hace urgente el riesgo de la pregunta porque la certeza incuestionable decretada por la autoridad, a la que no hemos llegado por nuestro propio esfuerzo, como llega a la playa el nadador exhausto, es más asfixiante que la serie asfixiante de las dudas. En cuanto el Gurú ahueca la voz para dar por sentado que el mundo cabalga sobre un gran elefante, que Dios hizo cielos y tierra en seis días o que es nuestro deber amar al prójimo, el niño impertinente, la señora puntillosa y el filósofo preguntarán a coro: ¿Por qué?’, que es es la pregunta disparadora por excelencia y por definición.

Pregunta II

17/02/14. Aquí va el enlace al PDF sobre ciencia y seudociencia que propongo hoy

Ciencia y pseudociencia

(Click en botón derecho del mouse y en el menú contextual, click izquierdo en ‘abrir enlace en pestaña nueva’ para abrir o click izquierdo en ‘guardar enlace como’ para guardar)

Ciencia y pseudociencia (VT)

10/02/13. Aquí va el enlace al artículo de ‘The Guardian’:  Esa cañería que es Internet se está rompiendoSin ser apocalípticos ni agoreros, miremos con atención el hirizonte y estemos atentos a los signos

29/01/13. Aquí va el enlace al texto que anunciaba en la entrada de hoy:  Mensajes a la Presidente (Carlos Ares)

Cristina

05/10/11. Aquí va el texto que anunciaba en la entrada: Competencias clínicas II

01/10/11. Aquí va el texto que anunciaba en la entrada: Competencias clínicas I

09/08/11. Aquí va el texto que anunciaba en la entrada: Tolerancia

29/07/11Aquí va el texto que comenté en la entrada: Descenso y méritos

14/07/11. Aquí va el texto comenté en la entrada: Médicos II

03/07/11. Aquí está el texto que comentaba en la entrada: Comunicación

01/07/11. Los invito a leer el texto que comentaba en la entrada: Médicos

04/06/11. Aquí va el artículo en PDF que anuncio en la entrada: Equipo


07/05/11
.
Aquí va en PDF la cuarta parte de ‘apuntes sobre la vocación’ que anunciaba en novedades: Apuntes sobre la vocación IV

Viper Diamondback con motor McLaren 2007. Que Papá Noel y los Reyes Magos formen una UTE y te lo regalen01/05/11. Aquí va en PDF la tercera parte de ‘apuntes sobre la vocación’ que anunciaba en novedades: Apuntes sobre la vocación III

28/04/11.  Aquí va en PDF la segunda parte de ‘apuntes sobre la vocación’ que anunciaba en novedades: Apuntes sobre la vocación II

Audi R8 2007. Si Riquelme lo tiene, ¿Por qué vos no?

                            Audi R8 2007. Si Riquelme lo tiene, ¿Por qué vos no?

 

26/04/11. Aquí la primera parte de ‘apuntes sobre la vocación’ que anunciaba en novedades: Apuntes sobre la vocación I

 

 Lamborghini Murcielago LP640 2006, papeles al dia ¿Te cabe como segundo auto?

22/03/11. Les propongo la lectura de un artículo que reseñé y comenté acerca de un concepto que se está extendiendo en todo el mundo como objeto de crítica, el llamado ‘disease mongering’ (tráfico de enfermedades en el sentido de difusión e incluso promoción de las mismas, actitudes funcionales a la industria del medicamento. Lo pueden bajar en PDF en el siguiente link: La última manía

Saleen 2002. Joya, nunca taxi

 

10/03/11. Hoy leí un post en un blog que recomiendo calurosamente: www.lamomiaquehabla.blogspot.com, firmado por un enfermero llamado José Luis que hace una interesante reflexión sobre los genéricos y a partir de un comentario que le hice, surgió este documento: Genéricos que si les interesa, pueden descargar en PDF conforme al procedimiento acostumbrado: Genéricos

Creo que estas reflexiones sobre el modo de hacer más llevadera la práctica de la medicina son dignas de ser tomadas en cuenta:

1.     Resucitar ‘Las zonas muertas’: Algunos médicos duran sin vivir y para ello cierran partes de sí mismos, creando ‘zonas muertas’

2.     Reivindicar la misión: Reflexionar por qué se practica la medicina, ya que la vocación contrarresta los efectos indeseables del estrés y ayuda a recuperar la concentración en momentos de duda.

3.     Reflexionar acerca del sentido: Priorizar otros aspectos de la vida si la medicina se vuelve muy estresante.

4.     Recordar la trascendencia: La trascendencia implica espiritualidad o capacidad de percibir lo extraordinario y humorístico en lo cotidiano.

5.     Recuperar la concentración: Si se valora el espacio con el paciente y se demuestra preocupación, la ley de reciprocidad se encargará de la devolución.

6.     Encontrar un refugio: Encontrar un espacio fuera de la medicina para pacificar el alma y escuchar otras voces más allá de la confusión y el bullicio cotidiano

7.     Renovar la disciplina: El médico debería poner en práctica para sí lo que recomienda a sus pacientes en relación al estilo de vida

8.     Fortalecer la paciencia: Leer cosas no médicas y relajarse unos minutos por día, hará que fluya la paciencia personal y profesional, priorizando las metas a largo plazo, reconociendo las que pueden ser postergadas o demoradas

9.     Reducir la reactividad: Tratar de manera proactiva con los estresores de manera proactiva y no reactiva porque esto lleva una posición defensiva y de hiperalerta que debilita y conduce a respuestas disfuncionales

10.   Recuperar el autoconocimiento: Ayuda a curar el propio sufrimiento y aliviar el del paciente porque todos luchan a su modo contra las imperfecciones y limitaciones y compartir esa lucha es muy importante.

Si les interesa el documento completo, pueden descargarlo con el procedimiento habitual desde el link: Cómo hacer factible al práctica diaria de la medicina

 

(2005) Maybach Exelero (en 12 cuotas sin interés con tarjeta Naranja)

 5/01/11 ¿Qué queremos decir con la expresión ‘estar al día’?

Esta pregunta me hace ruido en la cabeza desde hace mucho tiempo y cada vez que trato de ensayar una respuesta, se me aparece la imagen de un hamster corriendo como demente sin darse cuenta que está siempre en el mismo lugar, mientras la ruedita con escalones sigue dando vueltas. No todo es negativo en la actividad de este simpático roedor porque el ejercicio lo mantiene en forma, lejos del sobrepeso, del síndrome metabólico, de la ateroesclerosis y de otras tantas calamidades que azotan al mundo en el siglo XXI, pero a la vez que el esfuerzo prolonga su expectativa de vida, es probable que a ese tiempo adicional lo use para seguir corriendo contra quién sabe qué hasta que la muerte lo encuentre, el día que le llegue el turno, en el mismo lugar de siempre, allí donde empezó la carrera. Estar al día, vaya proeza en estos tiempos en los que parece que la información es el nuevo diluvio universal y no aparece por ningún lado un Arca de Noé que nos salve.  En principio creo que existe una enorme diferencia entre ‘estar al día’ y ‘estar al segundo’, tendencia de algunos de creer que la única información que tiene verdadero valor es la que todavía huele a recién impresa (hoy sería más apropiado decir que tiene los bits tibiecitos).
¿En qué medida le mejoramos la vida al paciente ‘estando al día?

¿Qué ventajas para el diagnóstico de las situaciones patológicas más frecuentes nos reporta ‘estar al día’?

¿Cómo se compatibiliza ‘estar al día’ con las dificultades que tenemos para extricar del cerebro un check list con cinco posibilidades etiológicas ante un adulto con un conjunto determinado de síntomas y signos x?

¿Hay actualización perentoria o de vida o muerte para la construcción inicial de un problema clínico?

¿Cuántos tratamientos revolucionarios han dado muestras de efectividad en relación con el pronóstico y la posibilidad de curación de de nuestros pacientes?

(CONTINUARA)

6/01/11

(CONTINUA: ‘Estar al Dia’)

… Como para echarle un poco más de leña al fuego en esto de ‘estar al día’, de este afán de tener en la punta de la lengua el último artículo del New England o de la Cleveland Clinic o del British Medical o de cualquiera de las publicaciones médicas de primer línea o sea que merecen ser leídas.

Me hace ruido, mucho ruido en la cabeza esa especie de avidez por ‘lo último’ que no percibo que se note en el día a día, en el trato diario con los pacientes, en el modo en que se aborda una situación clínica en un consultorio, en una sala o en el servicio de emergencias. Por una parte es como si corriéramos como burro tras la zanahoria para conseguir ‘ese artículo’ donde está ‘la posta’ y una vez que terminamos de leerlo (como en general viene en inglés, tarda lo suyo el trámite), ya aparece otro que ‘hay que leer’ porque si no, es probable que estemos inhibidos de salvar vidas.

Hace unos quince años escuché a un conocido médico de mi provincia decir a voz en cuello delante de más de un testigo hábil: ‘Así como me ven, yo desde que me recibí hace veinte años, no volví a tocar un libro’. Ni tanto, ni tan poco porque la verdad está, como siempre ocurre, en algún punto entre los dos extremos. Allí, en la zona donde se cocinan los buenos productos médicos con ingredientes de primera, como el sentido común, la lectura racional de fuentes confiables (hay y todos sabemos cuáles son), la construcción en base a empatía y humanidad de una adecuada relación médico-paciente y el uso del intuición y la experiencia en dosis no tóxicas.

Se me ocurre pensar por un momento que la medicina es igual que cualquier cosa en el mundo en el sentido de que gran parte pasa de moda pero en todos los casos, perduran y mantienen la vigencia los clásicos.

(SEGUIRA CONTINUANDO)

7/01/11

Ferrari GG50 Concept 2005 … Típico auto de médico clínico

CONTINUA ‘Estar al día’

Hace unos cuantos siglos, tres si no estoy equivocado, un famoso médico solía decir: ‘Corra y consiga este remedio mientras cure’, aludiendo de manera directa a la influencia de la moda en el efecto de un medicamento sobre la gente.

Sin caer en simplificaciones peligrosas y sin adoptar la posición de fundamentalista de la botica de la abuela o de reaccionario ante los avances ciertos de la ciencia en lo que se refiere a la farmacología, es importante sin embargo dejar claro algo que por obvio percibo que se subestima: Nuevo, costoso o publicitado no es sinónimo de eficaz y seguro, en especial cuando se trata de medicamentos.

Y ya que estamos poniéndonos al día: ¿Preparamos al paciente ante la eventualidad de un efecto adverso severo (lo que afortunadamente

Y dando una vuelta de tuerca. Nosotros los médicos: ¿Cómo nos actualizamos ante la profusión de drogas que invade el mercado a un ritmo cada vez más sostenido? ¿Somos evidencistas, prescriptores artesanales, prospectólogos, recetadores de oído, APM-dependientes o profesionales que usan el conocimiento y la razonabilidad a la hora de elaborar una indicación? ¿Solemos asociarnos con nuestros colegas para decidir en conjunto o nos colocamos en antifaz negro, cargamos el revólver con balas de plata y salimos a la sala o al consultorio al mejor estilo ‘llanero solitario’ gritando aioooooo silver y que Toro nos siga si quiere?

(CONTINUARA)

13/01/11

Incentivos[1] 1

Hoy una persona se acercó a la oficina de trabajo médico del tercer piso con un petitorio para que firmáramos y en el que se reclamaba el pago del incentivo de 2010, conforme se venía percibiendo año a año en este Hospital. Si nos atenemos a la definición más difundida de la palabra: Lo que mueve a desear o hacer algo, el incentivo que se venía percibiendo en este hospital no era tal, ya que salvo en casos puntuales no premiaba y motivaba marcando la diferencia entre quienes aspiraban a continuar creciendo (con la asunción de riesgo y esfuerzo que ello significa) y los que apostaban al estancamiento que no es nada más que el deterioro por inacción. La primera cosa que deberíamos entender en relación con el incentivo es que: Es una herramienta de diferenciación que tiene el objetivo de motivar para el crecimiento. 

En este sentido, entonces, un incentivo puede ser retributivo a futuro o sea que se percibe ‘a cuenta’ de lo que va a hacerse o retrospectivo y premia lo hecho. La primera cosa que se porque una de las cosas que se debería tener clara en relación con un incentivo es que: Reconoce lo que se hizo más allá de la obligación formal. Premia la superación y el esfuerzo que trasciende lo meramente contractual, ya sea en cantidad y/o en calidad.

Lo recibido por el cumplimiento de las obligaciones laborales, en buen romance, se llama sueldo o salario. Si no se plantea el incentivo como un modo de establecer niveles de compromiso que se traducen en mayores beneficios, se corre el riesgo de que se transforme en cosmética salarial que añade unos cuantos pesos a los sueldos que vienen bastante flacos y de este modo se enrasa hacia abajo porque ¿quién puede sentirse motivado a la superación que demanda sacrificio y esfuerzo si el de al lado, con sólo venir, recibe al final más o menos lo mismo, de los que se desprende la segunda cosa que habría que internalizar del incentivo: No es un sobresueldo

Un incentivo, entonces, sobre todo si es retrospectivo, podrá o no ser recibido año a año, lo que no significa que sea discrecional, ya que su percepción se basa en reglas de juego que deben estar claramente establecidas antes del partido. El que se atiene a las reglas, participa y el que no, no. Ahora bien, ganar al final de la partida es otra historia y esa es la tercera cosa que se debería tener clara del incentivo: No es un derecho adquirido.

En la elaboración o diseño de un sistema de incentivos, sobre todo en el área de la salud pública, convendría de una vez por todas ponernos de acuerdo acerca de qué parámetros se deben incluir para que la selección de los beneficiados sea justa, se base en variables de peso, tenga relación directa con la calidad y magnitud del desempeño y permita establecer claramente las diferencias que existen entre quienes son vitales para la institución, su misión, visión y objetivos y quienes obstaculizan, demoran, impiden e incluso sabotean esa visión, esa misión y esos valores.

(Continuará)

 


[1] Una de las teorías etimológicas de la palabra incentivo da cuenta de su origen latino: ‘incentivum’, vinculada al verbo ‘incinere’ que significa cantar, de modo que el incentivar sería motivar para hacer algo a partir de una canción. Actualmente se la emplea como: ‘Que mueve a desear o a hacer alguna cosa’

15/01/11

Incentivos 2:

Si adoptamos la definición propuesta por la Real Academia Española en su Diccionario para, podremos decir que incentivo es: (del latin ‘incentivus’) 1. Que mueve o excita (en el sentido de impulsar o incitar) a desear o a hacer algo o bien, sobre todo en el contexto económico: 2. Estímulo que se ofrece a una persona, grupo sector de la economía para mejorar los rendimientos y aumentar la producción.

De las dos acepciones, la más aplicable al sector salud es la primera aunque sea muy amplia y con poca especificidad, pero es la que más adapta a la realidad de todos los días en los centros donde se asiste a personas con problemas clínicos porque la segunda, como se dijo, de sesgo económico, es más compleja de instalar en el colectivo porque existe una suerte de ‘ruido’ en algunos grupos cuando se introducen en el ámbito de la salud palabras como ‘producción’ o ‘rendimiento’, mientras que en otros esta corriente no sólo no es rechazada, sino que cosecha adherentes y propiciadores de su profundización. La reacción ante la incorporación de los conceptos de ‘productividad’ y ‘rendimiento’ como variables a considerar en el desempeño de los sistemas de salud en su conjunto y de sus individuos en particular, se manifiesta de manera diferente según los distintos grupos que se pueden reconocer dentro del mismo:

  • Los ‘anti-economicistas’: No admiten que la productividad sobre todo y en menor medida rendimiento sean variables de medición a la hora de evaluar la prestación de salud. Dentro de este colectivo, existen al menos dos tendencias no excluyentes, ya que en algunos pueden imbricase:
  • Los ‘anti-economicistas ideológicos’: Piensan de verdad que los conceptos economicistas, por llamarlos de algún modo, no caben dentro de un contexto ‘sacerdotal’ que se vincula tradicionalmente a las actividades de prestación de salud. Esta gente ve la asistencia a los pacientes como una misión poco menos que divina que no debería ‘mancharse’ con temas tan prosaicos y terrenales.

En este grupo hay algo interesante que llama al análisis: Nada hace pensar que tenga resuelto (o al menos en su agenda futura) el tema concreto de los recursos en cuanto a procedencia, sustentabilidad y destino racional y por ello cuando se les puntualiza este aspecto, responden vaguedades del porte de ‘el estado se debe hacer cargo porque la salud es un derecho’, ‘los recursos están y sólo hace falta decisión política’ y verdura por el estilo, pero a la hora de definir cómo se compatibilizan demandas/necesidades infinitas con recursos finitos (eso es en definitiva la economía) no aparecen para aportar la luz que nos ilumine en la solución de tamaña encrucijada. Esta gente me hace acordar a los que le dicen a un paciente que su problema es el stress y debería tomarse vacaciones en el Caribe para desenchufarse, sin tener en cuenta que el stress de este cristiano tiene que ver, entre otras cosas, con la imposibilidad de poner algo decente en la olla de lunes a domingo.

  • Los ‘anti-economicistas por conveniencia’: Adhieren incluso con fanatismo al pensamiento de la ‘medicina litúrgica’ porque si la productividad y el rendimiento (que van de la mano con cumplimiento de obligaciones, así como con el equilibrio entre deberes y derechos) se incorporaran a la metodología de evaluación de los servicios de salud, estos personajes podrían quedar en evidencia como elementos con poca relevancia para el adecuado funcionamiento del sistema porque no son capaces de marcar diferencia por su compromiso con el paciente, ni asumir las responsabilidades que implica ser parte de un sistema de salud. Medir productividad y rendimiento (cómo se hace es otra historia tan larga como esta), los dejaría en total desamparo e incapacitados para eludir el destino inexorable de tener que trabajar.

 Grupo pintoresco formado por diplomados en derechos (los propios) y algo flojos en deberes que no son alcanzados por el largo brazo de la ley básicamente porque se mimetizan con la red corporativa que los protege y mira con displicencia y cierta simpatía a estos ‘transgresores módicos’[1] que cobran por 30 y trabajan 12 porque ‘para lo que me pagan’ y todo funciona  como el  cono del silencio del Súper Agente 86. Los que están dentro creen que nadie los escucha, pero afuera todo el mundo sabe lo que pasa.  

[1] Referencia del escritor, político y ex (afortunadamente) funcionario menemista Jorge Asís al actor Gerardo Romano en el contexto de una patética discusión de o sé qué cosa en ‘Hora Clave’ un programa televisivo del no menos patético Mariano Grondona. Asís me da un poco de asquito, pero reconozco que la expresión me pareció ingeniosa

3/2/11

El lenguaje médico

Enrique Jardiel Poncela dijo una  que la medicina consistía en ‘Acompañar hasta el sepulcro con palabras latinas y griegas’, simplificación que no alcanza a definirla, pero que sí tiene la utilidad de señalar un comportamiento médico bastante arraigado y que consiste en atosigar al paciente y/o a sus familiares con porciones enormes de jerga técnica que ni el más paciente comensal es capaz de tragar y mucho menos de digerir porque no resulta sencillo para una persona que se gana la vida en ámbitos muy distantes a la medicina entender que las células de los islotes beta del páncreas han dejado de funcionar, no secretan una hormona llamada insulina y por eso su esposo tiene glucemia alta y a la larga eso le va a afectar la vista, puede causarle derrame cerebral, problemas en el corazón o perder una pierna o terminar sus días atado a un sillón de hemodiálisis. No crean que el párrafo anterior es producto de una imaginación febril y trasnochada que es víctima a la vez de los efectos colaterales de algún antipsicótico de última generación. Nada de eso, se trata de la transcripción bastante textual (para ser sincero, un poco atenuada incluso) de la ‘explicación’ que un profesional le dio a un señor de más de setenta y cinco años cuya esposa, compañera de toda la vida, acababa de sufrir una caída en la casa por pérdida de la conciencia y lo que aparentaba ser sólo un susto con chichón formando parte del combo, se transformó en una profecía que ni Nostradamus en un día de mala onda se hubiera atrevido a formular, sobre todo teniendo en cuenta que este buen señor ya sabía que su esposa tenía diabetes y que a veces, cuando se pasaba un poco con la insulina, le ocurrían estos contratiempos. Sería por eso probablemente que miraba al médico con ojos de vaca al tiempo que trataba de entender de qué le podía servir tanta ciencia si a su señora, de setenta y pico como él, la insulina a veces le jugaría malas pasadas hiciera lo que hiciera y no había opción por otra parte porque la diabetes no tiene cura.

Ya Platón (en base a un concepto de Sócrates) solía decir a sus discípulos, ‘La gente acude al médico para aliviarse, no para aprender medicina’.

De esta digresión surgen preguntas: ¿Cuál es la verdadera motivación de esta sobreabundancia informativa?, ¿Quién puede beneficiarse con tantos datos?, ¿Cuánto de defensivo o de reafirmativo de la propia seguridad profesional hay en informar en exceso y sobre todo en decir mucho más de lo que el paciente necesita o pregunta?

Volveremos sobre esto pronto …

7 pensamientos en “Vuelta de tuerca

  1. Guille querido! qué fantástico todo lo que he leído y aun no terminé…. De corazón te felicito! Sabés que tenés mi más profunda admiración; y a tu lado estudiando he aprendido muchísimo y para mí es esto un gran tesoro. Si bien mi profesión es biquímica; desde que la ejerzo vivo en permanente comunión con el médico y otras disciplinas del área salud. Si no logramos un buen trabajo en equipo en forma interdisciplinaria, no lograremos nuestra ansiada meta: aportar mejoras al sistema de salud. No sé si corresponde hacer elogios al autor en estos espacios virtuales, pero sabes que no me llevo bien con el protocolo y la formalidad… asique mi corazón es el que manda.
    Aquí tenés una fiel lectora y seguidora. Te mando un cariño enorme y éxitos, amigo!!! Sos un grande.
    Karina Ethel Watralik

  2. Buen tema. Estar al día es algo ideal pero en el afán de estar al día muchas veces nos olvidamos del paciente. Apoyo aquello de funcionar en equipo y no tomar decisiones importantes solos, por mas que estas sean basadas en la evidencia.

    • El agradecimiento enorme a Karina por sus hermosas palabras de aliento que sé legítimas y honestas, además de que renuevan los votos de afecto y amistad que nos unen.
      Lo de Hugo es parte de una canción que sintonizamos en la misma FM desde que nos conocemos. Yo siempre sostuve que no sirven de nada ni a nadie los llaneros solitarios y Hugo acotaba ‘los delincuentes no siempre se esconden detrás de una máscara’

  3. Hola Guille, muy bueno tu blog, me gusto mucho lo de ” Cómo hacer factible la práctica diaria de la medicina…” mirá te confieso que estoy en el punto 6. No se si hago bien pero me ayuda….son tiempos difíciles, donde la verdad no alcanza y lo que es obvio no lo parece, entonces estoy en un si se quiere egoísta trabajo personal….. . Me detengo allí. Es muy bueno lo que estás haciendo en tu blog, ayuda …nos saca de lo cotidiano y por sobre todas las cosas, es gratificante, mucho más para vos….si, porque en la vida es muy importante DAR… y no me refiero al dar planes sociales o dar bolsones, dar,,,,, darse, si….eso que estás haciendo, dando, compartiendo un poco de lo que sabes o te inquieta, un poco de lo mucho que sabés porque no sabés sólo de MEDICINA, que es lo que más de un médico alcanzamos a hacer. Es dar tu tiempo, que es mucho decir, gracias por eso …..te leo cuando me queda un poco de tiempo para mí. Un fuerte abrazo, espero nos saludes a las abnegadas en nuestro día, seguro que vos sabes cómo enaltecernos, ja,,,Carmen.
    Regreso

  4. hola Doc, confieso que siento que la medicina esta volviendose cada vez menos humanizada y cada vez mas tecnologica, que ya no son un juan, un pedro, sino numeros o codigos(asi lo definen los APM) y las explicaciones del por que esta su salud (el paciente )esta asi las damos no para satsfacciones del paciente sino para nosostro. es verdad que utilizamos cada vez mas palabras que son complicadas y ahi me surgen los interrogantes…..lo hacemos para que el pac sienta que sabemos mucho y transmitirles seguridad de que lo que hicimos estuvo bien o PARA QUE NO LO ENTIENDAN y nos liberen de culpa y cargo ante cualquier eventualidad.
    siempre que vemos un paciente(PERSONA) DEBEMOS PENSAR QUE RECURRIERON POR NECESIDAD DE UN ALIVIO y ese tratamiento no siempre es con ATB;AINES, etc sino poniendo el oido y tratando de entender y comprender. ES LA MEDICNA MENOS TECNOLOGICA Y MAS HUMANA. saludos doc.

  5. Genial todo lo que escribiste sobre el lenguaje médico ; creo que debe ser nuestro esqueleto mental a la hora de comunicarnos con los pacientes , familiares ,etc, y también entre pares .
    Saludos

  6. Hello Web Admin, I noticed that your On-Page SEO is is missing a few factors, for one you do not use all three H tags in your post, also I notice that you are not using bold or italics properly in your SEO optimization. On-Page SEO means more now than ever since the new Google update: Panda. No longer are backlinks and simply pinging or sending out a RSS feed the key to getting Google PageRank or Alexa Rankings, You now NEED On-Page SEO. So what is good On-Page SEO?First your keyword must appear in the title.Then it must appear in the URL.You have to optimize your keyword and make sure that it has a nice keyword density of 3-5% in your article with relevant LSI (Latent Semantic Indexing). Then you should spread all H1,H2,H3 tags in your article.Your Keyword should appear in your first paragraph and in the last sentence of the page. You should have relevant usage of Bold and italics of your keyword.There should be one internal link to a page on your blog and you should have one image with an alt tag that has your keyword….wait there’s even more Now what if i told you there was a simple WordPress plugin that does all the On-Page SEO, and automatically for you? That’s right AUTOMATICALLY, just watch this 4minute video for more information at. WordPress Seo Plugin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s