Home

– Otra vez el Hospital en la tapa de todos los diarios y para variar porque de nuevo metimos la pata hasta el cuadril y encima alguien de adentro fue a buchonear porque la periodista esa que no me deja un segundo tranquilo de algún lado tiene tantos datos. Hasta consiguió una copia de la historia clínica y convengamos que para eso la ayudaron desde adentro. No serás vos, Fuentes, que cada vez que una mina más o menos buena te mueve los cachetes te ponés como loco. No creo que seás tan nabo porque si hay alguien al que no le conviene que se sepa la verdad de la milanesa es a vos porque tengo entendido que era paciente tuya. Vos le venías siguiendo el embarazo y cuando te vino a buscar ese día vos no aparecías por ninguna parte y se suponía que estabas en horario de trabajo. Fuentes había sido secuestrado por extraterrestres. Era la única explicación posible porque no habías dejado huella y nadie tenía la menor idea de tu paradero, como suele pasar desde hace un par de mese. Qué coincidencia. Ahora que me pongo a pensar, los extraterrestres te llevan casi todos los días a media mañana desde que abrieron la clínica nueva. Mirá lo que son las cosas, Fuentes. Dos más dos cuatro. No hay nada que hacer. No sirven ni para hacer macanas. Lo único que les falta es comprarse un ambo de un color flúo que tenga estampado en la espalda con letras negras ‘pirado del hospital’. Así y todo me viene con el planteo de que no dan más, de que las guardias son infernales y que están sobrecargados de trabajo. El mismo cantito de siempre. Falta que le den al estribillo de los sueldos de hambre, de la falta de espacios para reunirse, de que no hay camas suficiente y no para internados sino para que los señores doctores descansen. Paren la moto, muchachos. Yo no salí de un repollo y ni nací ayer a la tarde. Yo hacía guardia cuando algunos de ustedes no habían entrado a la Facultad y todavía se la pasaban reventándose los granitos de la cara. Por favor. Encima tienen la caradurez de tirar en la mesa de negociaciones una pobre chica que vino al hospital para que la atendieran y terminó muerta, llena de tubos, hinchada como un sapo y sangrando por todos lados en una cama de la terapia. No entiendo. Juro que trato, pero no entiendo. Tipos grandes, con años de experiencia y no se dieron cuenta que la mano venía complicada y que para peor la familia no era de ésas que se quedan calladas. Ni en eso tienen cuidado. Todavía piensan que son ‘los doctores’ y la gente hace reverencias cuando pasan. Tienen la idea de que su palabra es una verdad revelada y nadie en sus cabales se animaría a discutirles y ‘si lo dijo el doctor, así será’. Malas noticias para ustedes, por lo menos para los que siguen creyendo que vivimos en pleno siglo XVIII o XIX y que Internet es un invento de las multinacionales. Tengo en serio malas noticias porque la gente ya dejó de ser estúpida hace rato, los médicos estamos en la picota permanentemente y cada vez va a ser más complicado que nos dejen pasar una y peor si somos nosotros los que los avivamos más de lo que están, si somos nosotros los que dejamos que haya traidores adentro del hospital que vaya a saber si por plata o por otra cosa le dan datos que no podrían conseguir nunca.

El tipo sabía de lo que estaba hablando. Desde ‘arriba’ le habían recordado con mucha más insistencia que de costumbre que se venían tiempos políticos y que no era conveniente que el hospital fuera notica todos los días, sobre todo considerando que el principal diario de la provincia no era precisamente amigo del gobernador y todo indicaba que tenía brigadas de buscadores de pelos en el huevo para darle al gobierno como para que tenga y guarde. Cuando no era el Ministro de Economía que se quedaba con algún vuelto, decían que había ‘mano blanda’ en el tema del narcotráfico o que lo que se gastaba en obras públicas alcanzaría para construir una docena de palacios de Versalles y no esos barrios de casas que parecían cajas de zapatos, calles que se hundían a los dos meses, hospitales que nacían chicos o escuelas que parecían cualquier cosa menos escuelas. De tanto en tanto, en medio de la pálida diaria, aparecía en el horizonte, en dosis medidas como para no saturar a la opinión pública, el hospital y sus ‘hazañas’, textos manejados con tanta habilidad que se terminaba por creer que nada de los que se hacía dentro estaba bien hecho y que de un tiempo a esta parte, con sólo entrar al hospital uno ponía en riesgo su propio pellejo, afirmación que como es de suponer, está bastante lejos de la verdad, pero en política y más si se trata de política de cabotaje en países infantiles, vale todo porque si algo no se pone en funcionamiento durante las campañas, es la memoria, de tal suerte que lo que uno se mandó hoy, ya pasa a ser arqueología el fin de semana siguiente. El tipo les estaba mandando una arenga a todos los jefes de servicio que no atinaban a decir una palabra porque sabían que estaban con el barro hasta el cuello y un solo movimiento, por más insignificante que fuera, podría hacer que ese barro (por llamarlo de algún modo) se les metiera en la boca.

– Encima de tener traidores, nosotros no tenemos cuidado ni en las cosas más elementales. Vaya y pase que se piren y no merquen la salida o que les sugieran a algunos pacientes que ‘en la clínica le podemos solucionar más rápido y mejor su problema’ o que tengan algún arreglito con este o aquel proveedor y se ocupen de convencer a los de Administración o a los auditores que la válvula, la prótesis o la malla de la marca tal son mejores que las que compra el Ministerio y con ese ‘incentivo’ mejoran las vacaciones o pagarse un congresito. Nos saquemos la careta, muchachos. Vaya y pase que pidan laboratorios como si se acabara mañana y estudios de imágenes a todo el mundo ‘por si acaso’, ‘para cubrirse’ o para sacarse de encima un paciente o porque ven que la familia tiene mala lecho o por lo que sea. Vaya y pase que algunos días se olviden de evolucionar a los pacientes con obra social de tan tapados de trabajo que están y después tengamos que hacer malabarismo para cobrar lo que nos debitan. Vaya y pase que se suspenda una cirugía programada, la mayor parte de las veces del último turno cuando ya hay que irse porque alguien ‘creyó ver un lindo moquito’. Vaya y pase que no lean un artículo ni aunque los apunten con una pistola y que la biblioteca virtual del Hospital esté juntando telas de arañas digitales y polvo cibernético porque nadie la visita. Vaya y pase todo eso. Lo que no se puede perdonar y dejo en claro que no voy a perdonar es que pudiendo hacer las cosas bien y conociendo el modo de hacerlo, se manden las que se mandan porque eso no son errores, señores jefes de servicio, son actuaciones que merecen castigo penal. Es no saber lo que se debe saber para ejercer en un lugar determinado y con un nivel de responsabilidad equis, es no tener idea de que se deben tomar precauciones y que la práctica médica es peligrosa no sólo para el médico, sino para el paciente y es no hacer lo que se debe hacer sin razón alguna que lo justifique o pensar que un protocolo vigente no es una ley, sino una sugerencia. ¿Estamos? Impericia, imprudencia, negligencia e inobservancia. Creo que esas palabras les deberían sonar y si fuera uno de ustedes, estaría preocupado porque son ustedes los que van a tener que responder en serio cuando empiece el partido y ahí sí que van a tener que hacerse cargo de lo que han hecho y de los que han dejado de hacer. Con los fiscales no se juega, señores y por más que estén convencidos de que son intocables, no lo son y a más de uno del Ministerio de Justicia, se le hace agua la boca ante la posibilidad de tocar alguno de ustedes, se los aseguro y no va a ser a mí al que le pongan la mano encima. Eso también se los aseguro. ¿Quedó claro?

Negociación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s