Home

Ojalá que este 2013 sea propicio para que todos los médicos:

1. Nos tomemos el tiempo suficiente como para mirarnos al espejo y ver en lo que nos hemos convertido de tanto jugar al dios menor y por ello alejarnos de los seres humanos

2. Aprendamos de esa imagen y a partir de ella empecemos a reconstruir lo que nos ocupamos de demoles a lo largo de todos estos años

3. Recuperemos los sentidos para ser nosotros el principal recurso tecnológico, a través de nuestros ojos, nuestros oídos, nuestro tacto y nuestro olfato y que la electrónica, la informática y las pruebas de laboratorio reasuman su rol complementario y no ya protagónico

4. Vayamos tras el objetivo el objetivo de recuperar, enaltecer y darle toda la dimensión que posee al acto médico que es lo que nos al final de cuentas nos da sentido y que a la vez no olvidemos que este acto médico tie3ne fondo y forma y que ambos aspectos deben ser respetados y honrados

5. Dejemos de creer que quienes lucran con la salud nos ayudan porque nos regalan de vez en cuando unas cuantas cajitas de medicamentos, un par de bolígrafos, unos recetarios, unos pesos para el congreso y al tomar conciencia de ello, empecemos a luchar contra esa forma artera e inescrupulosa de captar voluntades al servicio de intereses que o siempre son los que se pregonan desde la misma industria

6. Recuperemos el terreno perdido, en cuanto a la credibilidad y la confianza de la gente y abandonemos las prácticas de omnipotencia y desdén con la que tratamos a quienes nos necesitan

7. Seamos capaces de invertir el sentido de la gratitud, en cuanto a que somos nosotros los que le debemos al paciente porque él es el que da testimonio de una generosidad enorme al poner en nuestras manos una buena parte de su futuro, justamente la que se halla amenazada por un problema clínico que a partir de ese momento está en nosotros hacer lo que se debe para resolverlo

8. Dejemos de mirar al mundo desde arriba y bajemos del púlpito para empezar con la buena práctica de ampliar el campo visual considerando que hacia adelante, hacia atrás y hacia los costados también hay gente importante y entre ella, los que nos acompañan y a quienes acompañamos en el equipo de salud que es hora que tomemos conciencia de que existe y es imprescindible para que nuestro rol se cumpla

9. Abandonemos la idea de que la letra ilegible, el uso de siglas, las explicaciones crípticas, la sobreindicación de estudios y medicamentos y el abuso de derivaciones a sub-especialistas, no sólo amenazan la sustentabilidad del sistema, sino que ponen en riesgo al paciente

10. Tengamos absolutamente claro que a la hora de asistir a un paciente, tenemos que estar en condiciones de velar por su seguridad, lo que implica que bajo ningún motivo debemos aumentar el daño

11. Seamos lo suficientemente maduros y adultos como para saber que en todo sistema hay miembros positivos, neutros y negativos y a partir de esa premisa, contribuir a que los primeros aumenten a expensas de los otros dos y a la vez prever que se necesitan sistemas en los que conviene ser mejores y en los que los peores no tienen lugar y deben irse

Que este 2013 nos permita a todos los médicos desarrollar al máximo las competencias clínicas básicas:

1. La capacidad de comunicarnos con el paciente, el entorno y los demás integrantes del equipo de salud, estableciendo vínculos sólidos que sirvan para sumar

2. La capacidad de evaluar la situación del paciente que acude a nosotros y a partir de allí determinar cuáles son los problemas clínicos más importantes para resolver

3. La capacidad de una respuesta que esté a la altura de las expectativas y de las circunstancias, dentro de un marco profesional y ético

4. La capacidad de formular un plan de acción para afrontar todos y cada uno de los problemas que preocupan y afligen a nuestro paciente y a su familia

5. La capacidad de autogestionar el conocimiento, entendiendo que la mayor parte de nuestra formación depende de que mantengamos la curiosidad científica, la avidez por aprender y la necesidad de saber

6. La capacidad de entender y de adaptarnos al sistema donde trabajamos, para no pedirle más de lo que puede dar y a la vez aprovechar al máximo todas sus posibilidades

Que este 2013 nos recuerde que la única misión trascendente del médico es la de incidir de manera positiva en la vida de un paciente, curando. Si no es posible, aliviando y si eso tampoco se logra, acompañando y fundamentalmente estando para que nuestra presencia sea el factor de cambio y ayude a dar sentido al sufrimiento.

Que así sea. Desde lo más profundo de mí, lo deseo

Gracias otra vez, maestro Quino, por 'prestarme' a Mafalda

Gracias otra vez, maestro Quino, por ‘prestarme’ a Mafalda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s